fbpx

Ahora ninguna empresa que maneje datos dentro de los 28 países de la Unión Europea podrá pasar por alto la nueva normatividad que se ha puesto en rigor.

 

Desde el pasado 27 de abril de 2016, en el congreso de la Unión Europea se puso en marcha una legislación la cual se refiere a la privacidad de los usuarios de internet.  Esta normatividad hace mucho más sensibles los datos que las empresas recaban de sus usuarios, nombrada como Reglamento General de  Protección de Datos obliga a que las empresas hagan mucho más claros sus avisos de privacidad y digan de forma explícita de qué manera son tratados los datos personales de cada usuario.

También, hace obligatorio mandar notificaciones a los usuarios (en un máximo de 72 horas) cuando existe una violación de seguridad o haya un robo de información que comprometa la seguridad de los datos que resguarda la empresa.

Esta nueva normatividad no deja que con un simple “Tus datos están seguros y no se utilizan con fines publicitarios” se acepten los acuerdos de privacidad, tampoco hace distinción entre letras grandes o pequeñas así como las famosas letras negritas y las casillas pre-checadas para recibir publicidad ya no serán legales.

Según las palabras resumidas del sitio Wired: “Las empresas deben ser claras y concisas sobre el almacenamiento y el uso de datos personales como el nombre completo, el domicilio, los datos de ubicación, la dirección IP o el identificador que rastrea el uso de sitios y aplicaciones en los smartphones. Las empresas tienen que manifestar expresamente por qué se almacenan los datos y si se usarán para crear perfiles de las acciones y los hábitos de las personas. Además, los consumidores obtendrán acceso a los datos que las empresas guardan sobre ellos, tendrán derecho a corregir la información incorrecta y a limitar el uso de decisiones tomadas por algoritmos”.

Para la Unión Europea queda mas que claro que los usuarios son los dueños legítimos de su información, y por esta razón es que las empresas no pueden “comerciar” con ellos como si nada. Todos los ciudadanos de la UE reciben el derecho como la minimización de recolección de su información, brindándoles una garantía de privacidad mucho mayor.

Todas las empresas que gestionen datos tanto dentro como fuera de la UE están sujetas al reglamento de privacidad.

 

“La privacidad de los ciudadanos es lo más importante.”

 

La GDPR (Reglamento General de  Protección de Datos por sus siglas en inglés) ha sido encaminada a salvaguardar los datos e información de los ciudadanos de la EU, mientras que con las empresas que tratan estos datos ha sido más dura.

La función principal de esta norma es, además de proteger la información, hacer que las empresas dejen bien en claro que es lo que hacen con los datos de los usuarios que utilizan sus aplicaciones, aunado a darles un buen uso y por supuesto que prohíbe totalmente el intercambio de esta información, aún cuando las empresas estén fuera de Europa pero manejen datos de ciudadanos Europeos.

En caso que alguna empresa infrinja con algún término que englobe la GDPR el marco legal dicta que pagaran altas multas de hasta 20 millones de euros o del 4% del valor de facturación anual de la empresa.

Sea como sea, en nuestro continente aún no aplica una norma de este tipo pero es muy probable que no tarde en ponerse en vigor un reglamento de este tipo. Mientras tanto, deberíamos seguir leyendo los avisos de privacidad con cautela.

 

× Cotiza en un click